Cuidados posteriores a un tratamiento de conductos radiculares

Dra. Antonieta Muñoz Solís Especialista en Endodoncia

Dra. Antonieta Muñoz Solís. Endodoncista.

Los tratamientos de conductos radiculares, conocidos como tratamientos de nervio, consisten en la limpieza de la parte interna del diente, donde en condiciones normales se encuentra la pulpa dental, tejido suave que contiene las fibras nerviosas, vasos sanguíneos y otros componentes celulares del diente. Si este tejido se inflama empieza a hacer presión contra las paredes del conducto y produce dolor; conforme pierde oxígeno se va necrosando o muriendo lentamente hasta producir infección. El tratamiento de conductos resuelve la inflamación y degradación de este tejido al eliminarlo de los canales radiculares.

La finalización del tratamiento de conductos radicales es la primera etapa en el objetivo final de restaurar su diente a una función y estética adecuada y se requiere algunos cuidados que enumeramos a continuación.

La buena noticia es que si usted presentaba dolor antes de éste ya está aliviado; sin embargo, puede experimentar algunas molestias al morder los días siguientes más inmediatos a la finalización del tratamiento. Esto es normal y se controla con medicamentos analgésicos y antiinflamatorios. Mantenga una comunicación constante con su endodoncista y siga las instrucciones que éste le brinda en cuanto al tipo y frecuencia de los medicamentos recomendados. No elija usted su propio médicamento ni altere el horario, un uso indebido lejos de mejorar la molestia puede aumentar la aparición de efectos secundarios indeseados.

Para mantener la integridad del material colocado, evite masticar objetos duros y asista lo antes posible a la cita para continuar con el tratamiento restaurador. Si su endodoncista le indicó que el material de selle más externo es temporal, no deben pasar más de 15 días entre la finalización del tratamiento de conductos y la colocación de un material permanente.

Una restauración tardía puede llevar a la recontaminación de los conductos y la fractura del diente, no teniendo más salida que su extracción. Con un adecuado cubrimiento, el diente con tratamiento de conducto puede durar muchos años más, y ese es el objetivo del enfoque integral brindado entre la endodoncista y los prostodoncistas de Grupo Gil Dental.

Mantenga una excelente higiene oral, el que su diente ya no tenga tejido pulpar no evita que puedan aparecer caries posteriormente. Es muy importante revisiones clínicas cada 6 meses, pues en caso de que alguna patología se presente, ésta puede ser tratada al inicio y controlarse de manera más sencilla. Nuestro enfoque más que tratar, es prevenir y ser un soporte en que usted obtenga una envidiable salud bucodental.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *